Saltar al contenido

Calefactores más seguros

Garantizar tu seguridad y la de los tuyos debe ser la característica primordial de cualquier producto. Los calefactores son artefactos que de cierta manera representan un peligro sobre todo para los más pequeños de la casa por ser una fuente de mucho calor. Sin embargo, estos dispositivos cuentan con diversas propiedades que disminuyen los niveles de riesgo.

No está demás interpelarse acerca de cuáles son los calefactores más seguros, solo para acrecentar nuestra confianza en ellos. Algunos de estos aparatos poseen cualidades básicas y muy propias que los hacen más seguro para cualquier persona. Conozcamos cuáles son los calefactores más seguros según los principios básicos bajo los cuales funcionan.

Calefactores de aire o cerámicos

En primer lugar cuando hablamos de los calefactores más seguros ubicamos a los calefactores de cerámica. Este tipo de dispositivo cuenta con una distribución que garantiza que el calor se propagará hacia el exterior y no a través de su estructura. De esta manera puedes estar seguro de que no tendrás en tu hogar u oficina una superficie calentándose capaz de ocasionar un accidente.

RebajasLos mas Vendidos en Amazon 1 Rowenta Comfort Compact SO2320F2 Calefactor 2000 W, función Silence, 2 velocidades,...
RebajasLos mas Vendidos en Amazon 3 Tristar KA-5039 Calefactor con ventilador eléctrico y 3 funciones ajustables,...

La gran mayoría de los calefactores son creados con un sistema de sobrecalentamiento que evita el daño del dispositivo y de los objetos a su alrededor. Estos calefactores en especial, disponen de una fuente de calor interna protegida por una estructura de metal o plástico resistente. Esto asegura que las estructuras con mayor temperatura se hallen lejos de cualquier persona.

Calefactores de aceite

Aunque en comparación a otros los calefactores de aceite conciben un alto gasto de energía, llevan el segundo lugar entre los calefactores más seguros. Esto se debe a que integran un sistema de calentamiento interno resguardado por una estructura externa.

Su funcionamiento consiste en calentar el líquido viscoso que fluye entre unas resistencias activadas por medio de energía eléctrica. Al calentarse este aceite la superficie que lo alberga, generalmente de aluminio, se calienta y a su vez calienta la habitación. El choque del aire que circula en la habitación contra la superficie del calefactor es lo que produce el cambio de temperatura.

A pesar de que es la superficie lo que se calienta, esta no alcanza temperaturas tan elevadas como para generar lesiones por quemaduras. Es por esto que los calefactores de aceite representan uno de los calefactores más seguros.

Por qué es importante obtener los calefactores más seguros

Algunos tipos de calefactores incorporan sistemas que no son tan favorables para el entorno, puesto que representan un peligro potencial de quemaduras. Las superficies de los calefactores deben contar con un sistema que permita mantener una temperatura adecuada para evitar riesgos.

Debido a que estos son aparatos que por lo general se sitúan en el suelo, los niños están propensos a sufrir daños por contacto. De aquí que si deseas comprar un calefactor para tu hogar tengas en cuenta cuál es el más seguro para tu bebé. No obstante, recuerda que es preferible que los pequeños no se acerquen a este tipo de dispositivos aunque sean los más seguros.

Y no solo los niños están expuestos al peligro por establecer contacto con fuentes de calor. Los adultos muchas veces confiados en que lo podrán manejar todo, sufren accidentes con este tipo de artefactos. Por eso es importante adquirir siempre los productos de mejor calidad que nos garanticen la seguridad de todos los miembros de la familia.

Calefactores de mayor riesgo para el hogar

Existen otros calefactores que no son tan recomendados para el hogar ya que poseen una superficie que se calienta a grandes temperaturas y está muy expuesta. Este tipo de calefactores representan un peligro potencial de quemaduras para cualquier persona. Pero no solo la superficie externa es la fuente de peligro, también la fuente de energía como el combustible es un arma de doble filo.

Calefactores de gas

En cuanto a ahorro energético son los más recomendados, pero el combustible que utilizan para generar calor es un producto muy tóxico. Al ser una sustancia muy inflamable es capaz de generar accidentes muy graves y por esto se deben manejar con mucho cuidado.

Hoy en día las tecnologías han permitido construir calefactores a gas mucho más seguros y proporcionar al usuario una sensación de mayor bienestar. Se puede decir que los calefactores a gas más modernos son seguros, sin embargo recomendamos permanecer siempre alertas.

Braseros eléctricos

Los braseros eléctricos calientan sus superficies a altas temperaturas para generar calor, esto los convierte en un dispositivo poco seguro para el hogar. Debido a que no poseen ninguna estructura que oculte esta superficie, el contacto con ella es muy frecuente ocasionando fuertes quemaduras.

 

Tomando en cuenta que existen dispositivos más seguros capaces de generar calor en una habitación, descartamos el uso de los braseros eléctricos en el hogar.

Calefactores infrarrojos

Por último, los calefactores infrarrojos también son una fuente de calor que puede resultar un poco peligroso si no se tiene el cuidado necesario. Este tipo de calefactores funciona con unos tubos halógenos que se calientan gracias a un gas que fluye en su interior. En primera, los tubos halógenos son estructuras muy frágiles que pueden romperse y generar daños. Segundo, el gas que corre por el interior no debe ser inhalado por el ser humano puesto que le es perjudicial.

Por otra parte, la superficie que cubre los tubos halógenos adquiere grandes temperaturas que pueden ocasionar graves quemaduras. Por esta razón se debe mantener una cierta distancia entre este tipo de calefactor y el tránsito de los miembros del hogar.